Fundamentalmente predomina el ganado lanar; hay varias familias de pastores con ovejas. También hay dos granjas de cerdos (en la actualidad ya están en funcionamiento) y recientemente se ha puesto en marcha una de conejos.
 

Canon con sus ovejas
Irene hilando

   Muchas son las familias que tienen gallinas, pollos y conejos para consumo personal. En 1998 se construyó junto al "prao" una nave para crianza de conejos.
 

Justina desollando un conejo
La autora desollando un conejo
Desollando el lechazo y el conejo

     Los pollos y gallinas se mantienen de cebada y pienso compuesto. Las gallinas vienen a poner un huevo diario. El cerdo come de todo. Las ovejas y las cabras son animales muy bien preparados para convertir la hierba en alimento (carne o leche). Las ovejas proporcionan lana. Los conejos se alimentan de cualquier clase de verduras o raíces comestibles. Hay que tener mucho cuidado con ellos pues son propensos a enfermedades.

Cómo desollar un conejo: Una vez que se haya matado al animal (mediante un golpe seco detrás de las orejas), se le hace una incisión en una de las patas traseras para colgarlo en un gancho boca abajo. Se va separando la piel de la carne tirando hacia abajo con fuerza. Retirada la piel, se le hace un corte en el vientre para sacar las vísceras.

Cómo matar y preparar una gallina: Sujeta la gallina por las patas, se le hace un corte en la cabeza para que se desangre. Una vez que ha perdido la sangre se le introduce en agua hirviendo para poder quitar las plumas con facilidad.
 

LA MATANZA

    La matanza era, entre todas las actividades domésticas, la más importante, no sólo porque era la que más participación requería, sino también porque garantizaba la alimentación familiar durante el año.
 

    Lo habitual era comprar uno o dos lechones para su ceba. Hoy día prácticamente nadie los cría, le compran de noventa o cien kilos para la matanza.

    Una vez destetado el lechón, a las pocas semanas de existencia, comienza a ser alimentado en la propia casa con restos de comida, hortaliza y cereal, intensificándose su ceba a finales de verano.

   Transcurrido prácticamente un año, el primer paso a seguir es elegir la fecha de la matanza que venía determinada fundamentalmente por el clima (son necesarias las heladas para que la humedad no perjudique a la carne). Actualmente también influye la disponibilidad de los familiares pues muchos de ellos viven fuera del pueblo. Si tradicionalmente se mataba por San Martín (11 de noviembre), ahora se suele retrasar hasta las vacaciones de Navidad.
 

Javier con ˙ltiles de matanza
Javier en plena faena
Javier con los utensilios usados para la matanza y en plena faena

    La víspera se preparaban los instrumentos necesarios como artesas, calderas, cuerdas, cuchillos, etc. obligando al cerdo a ayunar para mantener limpias las tripas.

    El día elegido se coloca al cerdo sobre un banco (el tajo) y se corta con un cuchillo una de las arterias para que muera antes y se desangre mejor. Una vez muerto el animal se le baja del banco para chamuscarlo con "paja de rastrojo", y posteriormente se lava y se raspa con una piedra áspera.

    Limpio el cochino se le dan dos cortes que van desde el morro inferior hasta el ano, se le introduce una cuerda por el hueso sacro del espinazo y se le cuelga para poder sacar todos los intestinos y el hígado. Las tripas, sacadas a mano para no romperlas, se lavan seleccionando las más anchas que se cosen en trozos para hacer morcillas y las estrechas que se meten en sal y orégano. El resto de las vísceras también se sacan, se lavan y se cuelgan.

    Ese mismo día también se elaboran las morcillas con cebolla frita, arroz cocido, la sangre y la grasa del cerdo picada, condimentándolo todo con orégano, clavo, pimentón dulce y picante, y comino. Una vez rellenas las tripas se ponen a cocer y con ese mismo caldo y restos de morcilla, aliñado, se elabora el denominado "chichurro", que se consume al momento.
 

Lavando el cerdo
Lavando el cerdo
El cochino colgado en la escalera

    El animal permanecerá colgado toda la noche para que se enfríe esperando a la segunda jornada cuando se le destazará separando los jamones, solomillos y costillas. Con los dos últimos se hacen magras adobándolas con sal, ajos, pimentón picante y dulce, y orégano, y metiéndolas en ollas de barro con aceite para facilitar su conservación.
 

Leo, Justina, Bego˝a, Margarita y Horten.     Mientras se realiza el trabajo ese día se come el "entrijo" frito, que es la membrana que rodea los intestinos. Por otra parte, los chicharrones se acompañan con cabezas de ajos, poniéndolo en sal, y con las migas sobrantes se hacían tortas. 

    El tocino es otro de los  productos de la matanza que se conservará todo el invierno en sal. El resto del cerdo, ya deshuesado, se pica para hacer chorizos. A partir de ese momento comienza el período de curación de la mayoría de los productos obtenidos de la matanza.

Página inicial (antes http://es.geocities.com/castrillodonjuan) http://www.castrillodedonjuan.netai.net/
Castrillo de Don Juan (por Mari Paz Hortelano e Iñaki Carrascal) en 
[Blogger] [Youtube] [Picasa] [Facebook] [Tuenti] [Twitter] [Flickr]
http://www.facebook.com/castrillodedonjuan
Correo electrónico: castrillodonjuan@gmail.com
Esta sección (desde la página inicial): NOVEDADES
© Los autores: Mari Paz Hortelano Gómez e Iñaki Carrascal Mozo ©
Castrillo de Don Juan. Palencia. (España)
En la red desde el 15/03/1998 - Última actualización de esta sección: 17/03/2013